RESTAURACION DE MUÑECO DE COMPOSICION

Este bebé tenía la carita muy craquelada, tras sanear esas rayitas, ahora se ve más guapo.

RESTAURACION DE MUÑECO DE CELULOIDE

Este hermoso muñequito tuvo mala suerte. Venía repintado muy mal, y con la cabecita rota en varios trozos. Su propietaria, Inmaculada, me pidió que lo devolviese a su estado original. Procedí a la consolidación de las piezas de su cabeza, eliminé la vieja pintura superpuesta, apareciendo abajo su auténtica pátina, se reintegró su color de origen, se le restauraron los ojitos, pues se volvían enteros al cerrar, se le colocaron pestañitas de mohair, y un antiguo llorón en su barriquita, pues le faltaba el suyo. Tras su reparación, procedí a vestirlo con varios batones, e Inmaculada eligió para él el batoncito con el que aparece en la foto.

RESTAURACION DE MUÑECAS DE CARTON

Pilar me envió varias de sus muñecas para que se las reparase y vistiese. aquí muestro dos de ellas. El primero es un pequeño pepón catalán de los años 20 que me llegó muy mal.. Tras su restauración, procedí a vestirlo con un antiguo batón con gorrito de su época. La segunda era una muñeca de cartón que presentaba numerosos desconchones, se sanearon las zonas dañadas y se reintegraron de color. De entre varios vestidos, Pilar elegió uno para ella y ahora parece otra con su nuevo vestidito, sus zapatos y su bolsito. 

RESTAURACION DE CABEZA DE MUÑECA DE PORCELANA

 Esta muñequita se cayó hacia adelante y se quebró su hermosa cabeza de porcelana. Tras una ardua restauración, fue un placer para mí el poder volverla a montar en su bonito cuerpo y hacer olvidar a Cristina, su propietaria, que alguna vez se cayó.

RESTAURACION DE MUÑECA DE CARTON

Era una preciosa muñeca de cartón andadora, una muñeca enorme, su casi un metro de altura, propició una caída fatal, pero todo tiene solución. Cuando llegó a casa, puede ver en ella, no sólo las huellas del accidente, también tenía muchos repintes, los dedos en pésimas condiciones, algunos reconstruídos con esparadrapos, las caderas sujetas son cinta de papel, le faltaban tres dientes centrales, los ojos caídos...

Tras varios días con ella, volvió a lucir su inmensos ojos durmientes, sus nuevos dientes modelados, sus manos, se recuperó su color original en su pátina y se buscó el color donde faltaba pintura, se reconstruyeron las caderas...

Ahora la niña de mi amiga Sara vuelve a estar así de guapa, es una gran muñeca.

RESTAURACION DE MUÑECA CHELITO

Una mala caída hace muchos años, propició su olvido dentro de una bolsa. Gracias a Paco, el hijo de su propietaria, dejó de ser un recuerdo para volver a convertirse en la hermosa muñeca que antes fue.

RESTAURACION DE UNA MUÑECA JUMEAU

Con esa carita inconfundible, me llegó esta nena. Su propietaria, María Jesús, la había heredado de su familia, y me la trajo desarmada en una caja, era una pequeña joya que lo merecía todo.

RESTAURACION DE NIÑO JESUS  DE ESCAYOLA

          Este precioso Niño Jesús de más de 50 años de antigüedad, se merecía una oportunidad. Cuando lo tuve que devolver a su propietaria, me dio pena de desprenderme de él, después de de tantas horas y tantos días, le cogí muchísimo cariño.

Le faltaban deditos, los demás estaban rotos. Tenía un brazo seccionado y hubo que desmontar viejas roturas que se habían pegado de mala manera y al moverlo, se oían trozos desprendidos de escayola por dentro. Los pies los tenía en muy malas condiciones, a uno le faltaban todos los deditos, y detrás le faltaba un trozo de material en la cabeza, por lo que hubo que volver a remodelarle su pelo.

Tras su restauración, volvió a tener su aspecto original, es una hermosura de Imagen de Olot.

RESTAURACION DE TRES MUÑECOS DE CARTON PIEDRA
    

Carmen, su propietaria, intentó su reparación, pero no la prosiguió. Me llegaron así, dos venían desmontados y uno de ellos en particular, en muy mal estado, todo el tronco era una masa a medio modelar sin forma. El primero, un Pepín, tenía falta de algunos deditos, y una rotura en la baja espalda con falta de gran parte de la composición. El segundo, tenía el tronco destrozado y a medio modelar, hubo prácticamente que reacerlo de nuevo, y restaurar desperfectos que presentaba en la pintura con desconchones en cara, cabeza, y manos. El tercero, era un rústico pepón de cartón, también sin cuerdas y con detalles en distintas partes del cuerpo en cuanto a falta de material y de pintura.

Tras muchas horas con ellos, por fin Carmen los podrá disfrutar muchísimos años más.

 

RESTAURACION DE OJITOS

Este bebito de celuloide de la casa Schildkrot había perdido toda la parte frontal de ambos ojitos, conservando todo su mecanismo original de sueño, y bolas originales, se le implantaron dos nuevas pupilas e iris.

RESTAURACION DE MUÑECA DE CARTON

 

Al quitarle los zapatos, su nuevo propietario se llevó una desagradable sorpresa, le faltaban los pies, además presentaba toda la pátina de la pintura del cuerpo en muy malas condiciones, los ojo torcidos y las manos con falta de varios dedos.

Tras varios días con ella, la expresión de su carita cambió y ahora sí está más guapa.

 

 

RESTAURACION DE MUÑECA FRANCESA DE CARTON

 

Esta gran muñeca fue encontrada en un viejo desván en Francia por el nuevo propietario de la casa. Allí debió pasar varias decenas de años, ya que a pesar de no encontrarse en muy malas condiciones, a juzgar por el estado de suciedad de las ropas y de ella, las huellas del tiempo la delataban. Qué pena que cuando la recibí, a consecuencia de su envío, la cabeza presentaba algunas fisuras en la frente, y los ojos se habían caído. La limpié con sumo cuidado, reparé esas fisuras, le recoloqué los grandes ojos y le respeté la pátina original de su carita con todas sus señales del tiempo, sólo le di una pequeña pincelada de color en la puntita de la nariz, y un poquito de matización en el color de las mejillas.

 

 

RESTAURACION DE MUÑEQUITA SCHILDKROT

María Angeles, su propietaria, no confiaba en su restauración, ya que la cabecita estaba en muy mal estado, pero merecía la pena intentarlo. Le faltaba un gran trozo de material de celuloide en la frente y bordes de la cabeza, así como una  rotura longitudinal que le seccionaba el rostro en dos partes, justo por la mitad de la nariz, además de otras varias rajitas.

Se limpió, se restauró el material que faltaba, la pátina del rostro, se le recolocaron los dientecillos, se le adecentó la peluca, y se le implantaron nuevas pestañas, así como nuevas gomas al cuerpo.

 

RESTAURACION DE MARIQUITA PEREZ

Traía unos pésimos retoques a brocha donde se apreciaban distintas pinturas a varios colores e incluso varios pelos pegados a la misma. Los ojitos desprendidos del sistema durmiente, los deditos en muy malas condiciones, uno de ellos superpuesto de antiguos arreglos, y la peluca muy descuidada.

(el vestidito, obra de mi amigo Nacho de Cabo)

 

Si desea reparar su muñeca o realizarme cualquier consulta, puede encontrarme en mi email:

teresamartin@teresamartin.org             Tlf. : 646 14 12 83     

 

 

www.teresamartin.org

Historia de nuestras Muñecas antiguas